Beneficios del Sale&Leaseback para los negocios

En este artículo de opinión, Javier Lanzagorta, CEO de INVERPREMIUM.COM, destaca como beneficios del Sale&Leaseback: flexibilidad, eficiencia operativa y mejora en la solvencia y capacidad financiera

Optimiza tu negocio con el Sale&Leaseback

 

Desde jóvenes aspiramos a tener nuestros propios libros, vídeos, coche, vivienda en propiedad…

¿Quién no ha oído alguna vez lo de «cómprate una vivienda en propiedad, alquilar es tirar el dinero»?; pienso que es lo que hemos escuchado desde siempre de nuestros mayores. La idea común a todo ello es disponer de los bienes en propiedad.

Sin darnos cuenta, hemos extrapolado esa afirmación al mundo de los negocios; queremos ser los «nudos propietarios» de los inmuebles donde desarrollamos nuestra actividad. Un gravísimo error, cuando existe la posibilidad de pagar exclusivamente por el uso y disfrute.

Esta creencia limitante vuelve a las empresas menos ágiles y competitivas.

Se desvían recursos de la actividad principal del negocio hacia inmuebles; se cubren las necesidades actuales, pero pueden condicionar la eficiencia futura. 

Si se acude a la financiación bancaria, el problema puede ser mayor aún. Se reduce la solvencia financiera, se compromete la futura capacidad de autofinanciación, y se limita el futuro crecimiento orgánico por la exigencia de repagar deuda asociada a los inmuebles, que no son el negocio principal.

Sale&Leaseback-de-InverPremium

Inverpremium.com es especialista en operaciones de Sale&Leaseback

‘Zapatero, a tus zapatos’

Todos conocemos el refrán que dice ‘zapatero, a tus zapatos’. Sin embargo, no lo solemos aplicar al ámbito inmobiliario, cargando nuestra mochila de inmuebles.

Las empresas hoy en día, para competir y sobrevivir, requieren de la máxima flexibilidad en la toma de decisiones.  Necesitan disponer de todos los recursos de la organización enfocados hacia la obtención de la máxima eficiencia operacional.

Las compañías multinacionales lo tienen claro, se decantan por el Sale&Leaseback, orientando sus recursos financieros hacia el crecimiento de los negocios principales, la reducción de deuda y el retorno al accionista vía dividendos. En la última década hemos visto cómo han empezado a hacer sus deberes los bancos, vendiendo sus sucursales bancarias. También empresas hoteleras como NH o Barceló, o compañías como Telefónica, Gas Natural, El Corte Inglés, entre otras.

Todos conocemos casos de empresas -no inmobiliarias- con balances cargados de inmuebles financiados a tipos de interés muy elevados. Esta carga financiera asfixia su capacidad de crecimiento, limita su disponibilidad de crédito y agota su cuenta de resultados.

En muchos casos, llega incluso a ocurrir que tienen beneficios nulos o negativos. Pero pagan importantes cantidades de impuesto sobre sociedades, debido al límite que opera en la deducibilidad de los gastos financieros.

Nuestra recomendación en todos estos casos es hacer una operación de Sale&Leaseback que permita vender los inmuebles y en el mismo momento firmar un contrato de arrendamiento a largo plazo, permaneciendo en la posesión de dichos activos como arrendatario y mejorando de forma notable la solvencia financiera y la capacidad de endeudamiento.